Tras las huellas españolas en Flandes y Bruselas

29 Nov Tras las huellas españolas en Flandes y Bruselas

Bélgica, país de integración, de influencias llegadas desde todos los rincones del planeta, también tiene un pasado relacionado muy directamente con la historia de España.

Para encontrarlo hay que echar la mirada atrás en la historia. Carlos V, conocido en España como “Carlos I de España y V de Alemania”, nació en Gante, y tuvo que hacerse cargo de la Corona de Castilla y Aragón. De esta forma, la historia de los Países Bajos y España quedó unida en el pasado para siempre.

El hijo de Juana de Castilla, conocida también como “Juana La Loca”, hija de los Reyes Católicos, heredó los territorios borgoñeses gracias a la herencia de su familia paterna, que también le brindó los territorios austríacos y el derecho al trono imperial. De esta forma, el que fuera Carlos I de España y Carlos V del Sacro Imperio Germánico, se convirtió en el Emperador y monarca más relevante del planeta.

Tres rincones con historia española

1. La Catedral de San Miguel y Santa Gúdula: el que fuera Carlos I de España fue, sin embargo, coronado en la Catedral de Bruselas. La Catedral de la capital belga, proyectada a principios del siglo XIII y cuya fachada tiene los elementos clásicos del gótico, fue edificada sobre una iglesia románica previa. Dentro de su templo encontrarás un cuadro de Coxcie, uno de los pintores más ilustres de la época y al que el Emperador y su hijo Felipe II le encargaron varios trabajos en España, entre ellos los que se encuentran en la Celda Prioral Baja del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

Bruselas (c) Milo Profi

2. Camino de Santiago: la peregrinación a Santiago de Compostela es una de las más afamadas del mundo y, curiosamente, Bélgica es parte del recorrido para los que llegan a la ciudad del apóstol desde Europa. No es raro, por tanto, encontrar en Bélgica señales que indican el camino a Santiago.

3. Plaza de España: la Plaza de España de Bruselas, presidida por las estatuas de Don Quijote y Sancho Panza, réplicas de las expuestas en la Plaza de España de Madrid, y concebidas como un homenaje a la lengua castellana, es una fotografía que muchos españoles se traen de su viaje a Bruselas.

Más información sobre las huellas españolas en Flandes y Bruselas.