Una visita a la desconocida Cuenca del Ruhr Alemana

04 Oct Una visita a la desconocida Cuenca del Ruhr Alemana

A lo largo de la cuenca final del río Ruhr se encuentra la mayor región industrial de Europa, símbolo del “milagro económico alemán” y de su hegemonía económica en el viejo continente. Podría pensarse que la llamada Cuenca del Ruhr es un paisaje desolado de tonos grises y actividad fabril donde moles de acero envueltas en humo producen sin descanso día y noche pero, al llegar a esta desconocida región demográfico-económica en la Renania del Norte-Westfalia en la que se enmarcan ciudades tan importantes como Düsseldorf, Dortmund o Essen, el visitante no puede sino sentirse sorprendido.

La belleza de sus parajes y sus complejos industriales, bien transformados en parques y museos o todavía activos, se encuentran muy lejos de los oscuros tópicos que pesan sobre la industria. La sorprendente integración entre arquitectura y un paisaje extraordinariamente verde y arbolado constituye la particularidad más notable de este destino cargado de historia, cultura, tradiciones y cosmopolitismo.

Ciudades y lugares de interés

Un jurado europeo seleccionó la Cuenca del Ruhr (con 53 ciudades en su territorio), con la ciudad de Essen a la cabeza como “Capital Europea de la Cultura en 2010”. La historia de Essen es más antigua que la de Berlín o Munich, la cual puede verse reflejada en los lugares históricos y en sus obras arquitectónicas. Al tener que emprender una fuerte reconversión industrial, la ciudad de Essen – uno de los motores de la industria en Europa – tuvo que acometer una profunda transformación, pasando de ser una región netamente industrial a una nueva región de servicios en la que sus antiguas ruinas industriales renacieron en forma de vanguardistas monumentos, entre los que destacan:

– La mina Zeche Zollverein:  actualmente acoge el Centro de Diseño de Renania del Norte-Westfalia, un complejo dedicado a la cultura y el diseño, al desarrollo empresarial, la investigación y la exposición, y que en su día fue la mayor mina de carbón mineral de Europa (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO)

– El viejo gasómetro de Oberhausen: esta joya arquitectónica en sí misma alcanza los 120 metros de altura, por lo que el visitante puede disfrutar de sus increíbles vistas a la Cuenca del Ruhr desde el horno que le sirve de atalaya y recorrer sus diferentes salas de exposiciones siempre interesantes.

El Teatro Aalto: Proyectado por el arquitecto finlandés Alvar Aalto e inaugurado en el año 1988. Uno de los más importantes teatros musicales de Alemania, que cuenta con espectaculares funciones de ballet y ópera. Otros espacios dedicados a la música de especial lugar turístico son el Teatro Colosseum, ejemplo de modernidad donde se representan los mejores musicales y la Filarmónica, la sala de conciertos más grande en la Cuenca del Ruhr, donde se representan desde grandes conciertos sinfónicos, orquestas de cámara hasta conciertos de órgano y música vanguardista.

La Villa Hügel: este sobresaliente escenario cultural sobrepasa las fronteras de la región al ser el antiguo domicilio de la dinastía industrial Krupp. En su espacio se celebran importantes exposiciones de arte donde pueden contemplarse obras de maestros del siglo XIX y XX tan insignes como Monet, Renoir o Van Gogh. A los pies de la villa se encuentra el lago Baldeneysee, donde el visitante puede refrescarse en una de sus cervecerías mientras contempla su paisaje.

El Folkwang Museum: una de las colecciones de arte más importantes de Alemania. Su colección incluye pintura francesa de la escuela impresionista, expresionismo alemán, Bauhaus, cubismo al arte más actual Este museo de carácter internacional muestra obras maestras de Picasso, Van Gogh, Renoir, Monet, Cézanne, Gauguin y Braque, Pollock, Dali y Baselitz. Destaca la colección fotográfica, mostrando la historia de la fotografía desde los años veinte con cerca de 50.000 piezas.

La Catedral de Essen y la Cámara del Tesoro: construida con el modelo de Aquisgrán, conserva parte de su Basílica Medieval Otomana. La cámara del tesoro de la catedral alberga uno de los tesoros más valiosos de Europa de época otomana, La Virgen Dorada de Essen, la imagen mariana más antigua de Occidente. Puede visitarse también la Antigua Sinagoga, el mayor de los templos judíos de Alemania, con exposiciones de conmemoran la memoria histórica del pueblo judío durante la época nazi.

Por su variada e importante oferta cultural y su entorno natural, junto a su excelente gastronomía, Essen es la ciudad más visitada de la Cuenca del Ruhr. Pero no sólo Essen ofrece tan amplia oferta a todos los niveles. Duisburgo, ciudad de renombre internacional gracias a sus festivales de música, es un destino apropiado para los amantes de la cultura europea. Esta ciudad abarca el proyecto regional Ruta de la Tradición Industrial, un recorrido de aproximadamente 400 kilómetros de largo a través de la Cuenca del Ruhr, que discurre a lo largo de 52 sobresalientes testigos del pasado y del presente industrial, algunos de los cuales hemos repasado ya.

El Landschaftspark Duisburg-Nord: situado al norte de la ciudad, este parque paisajista ofrece descanso, cultura, aventura y diversión sobre 200 hectáreas de terreno industrial. Un espacio multifuncional donde las antiguas plantas industriales son utilizadas para diversos fines como eventos culturales y deportivos. Las antiguas instalaciones industriales han sido reconvertidas de manera original y práctica: así, el antiguo gasómetro se ha convertido en el centro de buceo artificial más grande de Europa y los búnkeres de almacenamiento de minerales se han transformado en una escuela de escalada alpina.

El Filmforum: uno de los primeros cines comunitarios no comerciales, donde se proyectan auténticas perlas del séptimo arte como «Viaje a la luna» de Georges Méliès,  obras de los hermanos Lumière o  Eisenstein y más de 60 000 pósters y fotos de películas. El cine Kino am Dellplatz constituye el marco más apropiado para la Semana de Cine de Duisburg, el festival más importante sobre documentales en alemán. El cine de verano Stadtwerke-Sommerkino, acoge todos los años más de 30 000 espectadores junto al parque Nord, ante los altos hornos. La música también tiene un lugar importante en Duisburgo con sus festivales internacionales – “Acentos de Duisburg” y “Tiempos de ensueño” – y espacios como el Teatro de la ciudad y la Deutsche Opera, junto al Rin.