Ruta del vino en La Rioja: el mejor enoturismo

24 Dic Ruta del vino en La Rioja: el mejor enoturismo

Turismo Enológico - Travel2beHablar de La Rioja es hablar de vino y enoturismo. La denominación de origen de uno de los mejores caldos del mundo se extiende a través de 54000 hectáreas de tres comunidades diferentes: La Rioja, País Vasco y Navarra.  La calidad que avala la uva con la que se hace el mosto para este excelente caldo surge en una tierra plagada de hermosos parajes y lugares de inmenso interés cultural ideales para el ocio y la buena gastronomía.

En la siguientes ruta enológica propuesta por La Rioja el viajero encontrará todo lo necesario para una singular escapada enológica: paisajes de belleza sugestiva, antiguos monumentos de relevancia artística, tradiciones y fiestas populares en torno al vino –batalla del vino- y una oferta de alojamiento en alguno de los lugares más peculiares y enológicos del territorio peninsular, así como estupendas casas rurales para disfrutar plenamente de una visita que conjuga lo mejor del turismo relacionado con la naturaleza, la cultura y las tradiciones y que se complementa con actividades como golf, vinoterapia y visita a maravillosos balnearios de la región.

Enoturismo y cultura en La Rioja

La primera propuesta atiende a los aspectos más culturales de este tipo de turismo que está tomando auge durante los últimos años. Una visita en torno al vino visitando las localidades riojanas de Logroño, Briones, Haro, Labastida y Laguardia. Comenzando por una salida nocturna por el panorama de ocio de la bella ciudad de Logroño partiendo de la Calle Laurel, repleta de bares y tabernas, el visitante podrá disfrutar de los mejores vinos de la zona y de la mejor gastronomía riojana con la gran variedad de tapas servidas en las numerosas bodegas de las que dispone la ciudad en su casco antiguo, un lugar de una arquitectura sorprendente. En Logroño podremos visitar lugares tan interesantes como las cavas subterráneas del siglo XVI, un destacado centro cultural en el que antiguamente se elaboraba vino y que ahora ofrece a sus visitantes diversos restaurantes y exposiciones de arte. La ruta seguirá en Briones a la mañana siguiente, entre la Sierra de la Demanda y l Sierra de Cantabria, un paisaje, junto al río Ebro, un paraje idóneo donde degustar los mejores platos de la región con un buen caldo en alguno de los numerosos restaurantes de una localidad que alberga además el Museo de la Cultura del Vino de Dinastía Vivanco.

La ciudad de Haro será la tercera parada de nuestra ruta, una ciudad con un rico patrimonio arquitectónico (catedral, iglesia, palacios) de origen medieval, donde podremos degustar un buen rioja al caer la tarde en la calle de la Herradura, que dispone de una amplia oferta de ocio, o en el popular barrio de la Estación, repleto de pintorescas bodegas. Las últimas paradas las dedicaremos a visitar la Rioja Alavesa con dos enclaves medievales de hermosos parajes, en la localidad de Labastida, un enclave con atractivos turísticos arquitectónicos como la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción o el Paseo por el Machiambro, y con la ciudad de Laguardia, en un alto de privilegiadas vistas a la Sierra de Cantabria, donde podremos disfrutar de todo el encanto añejo de sus tradiciones vinícolas en multitud de bodegas como la de Eguren Ugarte. La ciudad cuenta con un conjunto arquitectónico reconocido que data de época medieval, destacando la Iglesia de Santa María de los Reyes y con una oferta de alojamiento que incluye hoteles construidos en antiguas bodegas donde se fermentaba los caldos de la zona.