Ruta de la Unesco por la República Checa

30 Ene Ruta de la Unesco por la República Checa

Vuelos Baratos a la Republica ChecaHablar de la República Checa es hablar de un destino turístico de prestigio repleto de cultura, ocio, historia y arte que no decepciona a nadie. Cuenta con doce monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad y ha celebrado en los veinte años de estas primeras distinciones.

Con este motivo se ha organizado una interesante ruta llena de tesoros artísticos y arquitectónicos que los visitantes podrán disfrutar partiendo de Ceský Krumlov y terminando en Praga, dosn núcleos con maravillosos cascos históricos que se incluyeron en la lista de la Unesco ya en 1992.

El viajero recorrerá la mayor parte de los antiguos reinos de Bohemia y Moravia, una estimable reserva cultural del Viejo Continente que ha sido testimonio de la historia, el arte y los movimientos sociales de los últimos siglos y que ahora abre sus puertas de una manera única para un viaje inolvidable.

Patrimonio que visitar en la Ruta de la UNESCO

A pesar de su limitada extensión, la República Checa, posee una de las mayores proporciones de monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad en relación con su territorio, un patrimonio que cuidan con esmero ya que es testigo de su propia historia, con restauraciones periódicas que presentan monumentos como la recientemente restaurada Villa Tugendhat en Brno, reabierta esta pasada primavera. Esta Ruta de la Unesco constituye la mejor forma de conocer las obras maestras que supervivientes durante siglos en las dos regiones históricas que conforman la República Checa: los antiguos reinos de Bohemia y Moravia.

La ruta comienza en Ceský Krumlov, una hermosa localidad de Bohemia meridional que se halla a unos 180 kilómetros al sur de Praga. Se trata de una pintoresca ciudad medieval conocida como La perla de Bohemia por su mezcla de arquitectura gótica, renacentista y barroca fielmente conservada, con joyas como la iglesia gótica de San Vito, del siglo XIV, el Ayuntamiento, el jardín palaciego de estilo barroco y su colosal castillo, tomando el aspecto de un escenario de cuento de hadas. Desde allí se llega a Brno, segunda ciudad más importante del país, que alberga una joya de la arquitectura moderna, la Villa Tugendhat, del arquitecto Mies van der Rohe, una obra cumbre de la arquitectura mundial. Cerca de la Villa se encuentran los jardines y el palacio de Kromeriz, con su palacio barroco, que tiene uno de los salones rococó más valorados de la historia del arte y una pinacoteca con maestros como Rubens, Van Dyck o Tiziano.

Olomouc y Litomysl son los siguientes destinos, con la antigua capital de Moravia, que muestra un casco histórico impresionante que alberga la Columna de la Santísima Trinidad, única en el mundo por ser el mayor grupo escultórico barroco de toda Europa, erigido en la Plaza Renacentista, junto al Ayuntamiento. En Litomysl se encuentra el palacio renacentista y la Plaza Smetana. Praga es la última parada de eta maravillosa ruta, una capital de encanto y atractivos innegables y posiblemente con el casco antiguo más hermoso del continente, donde se encuentra la Torre del Ayuntamiento, El Castillo, el Puente de Carlos o el Palacio de Kromeriz.

Cómo llegar y alojamiento

La manera más directa de emprender la Ruta es llegando al aeropuerto de Praga a través de alguna compañía low cost –desde Barcelona con Vueling- y una vez allí organizar la ruta de acuerdo a los criterios personales del visitanteeligiendo el orden de las ciudades. En cuanto al alojamiento, Praga y las demás ciudades de esta Ruta de la UNESCO, disponen de una oferta extensa de hoteles de todas clases, hostels y bed and breakfast muy económicos.