Praga en familia, ¿Es posible?

07 Ago Praga en familia, ¿Es posible?

Viajar a Praga - Travel2beLa ciudad de Praga tiene fama de romántica y aclaramos que es una fama bien conocida por todos. Y es que los viajeros suelen relacionar esta ciudad con el amor y el romanticismo (y tampoco van muy desencaminados). No obstante, Praga tiene mucho más y todo ello te lo pretendemos contar a continuación. Y es que, ¿Por qué no disfrutar a lo grande de las posibilidades que le puede proporcionar a los familiares? No dejes de conocer cada una de las mejores propuestas que hemos reunido para ti.

Qué hacer en Praga si viajas en familia

Te ponemos en antecedente. Si quieres viajar con los tuyos, te divertirás pero para ello te recomendaríamos que optaras por algunas actividades que pueden ser perfectas para toda la familia. Empezamos por una que les encantará y que a vosotros no os impedirá vivir una romántica velada. Se trata de un paseo un barco por el Danubio. En todas las ciudades por las que discurren las aguas de este río suele suceder lo mismo; que los viajeros pueden cenar a la luz de las velas en el barco o durante el mediodía. Si vas con los peques, obviamente, será durante el mediodía o la tarde ya que las otras alternativas no son muy aptas.

El castillo de Praga es otro de los recomendables para visitar con peques. Además de estar considerado Patrimonio de la Humanidad, consiste en un castillo medieval que data del siglo IX y que te resultará idóneo en el caso de que quieras disfrutar a lo grande de las caras de tus hijos cuando entren por primera vez en un castillo así. En Praga hay un museo que no es como todos los demás. Se trata del museo Lego y a este iremos a parar. ¡Te garantizamos que te encantará conocerlo! Sobre todo porque cuenta con 20 zonas temáticas que son perfectas para llevar a los más pequeños.

Si hay otro atractivo imprescindible de conocer en Praga, ese es el museo de las marionetas. Y es que los teatros de marionetas aparecieron por primera vez en le siglo XVII y, aunque no fue por los propios habitantes, sino por imposición alemana e italiana, a día de hoy continúa siendo una tradición muy arraigada en la República Checa. No dejes de conocer cada uno de los rincones de interés más hermosos y, sobre todo, algunos de los mejores destinos que encontrarás.

A los peques les encanta el mar y, en general, todo lo que incluya agua. Aunque no hay playas en centro Europa, si que puedes acercarte al Karlovy Vary, en dónde encontrarás más de una decena de manantiales, porcelana y gran parte de la industria del vidrio, tan famoso como la propia Praga. Su belleza radica, en gran medida, en el hecho de que es un paraje que gustará enormemente a los más pequeños y también a vosotros. Como idea complementaria, dejad que ellos decidan alguna escapada ya que es muy probable que os sorprendan. Los peques siempre buscan lugares en los que halla diversión y rincones al aire libre aunque, sobre todo, lo que quieren es pasar tiempo con vosotros así que, ¿A qué esperáis?