Las compañías low cost están en pleno auge

13 Sep Las compañías low cost están en pleno auge

Vuelos baratos - Travel2beLas palabras low cost han calado en el público mayoritario hasta el punto de que en la actualidad existen compañías de bajo coste tanto dentro del sistema de líneas aéreas como en el caso de cualquier otro negocio.

Esta concepción que elimina determinados servicios adicionales para dejar el producto en sí lo más barato posible, se está convirtiendo en la alternativa comercial que se elije ya como primera opción y no como alternativa. De hecho, en 2012 una de las compañías aéreas que más beneficios ha logrado obtener ha sido la irlandesa Ryanair, lo cual ratifica que lo low cost está de moda, es rentable y perdura haya crisis o no.

¿Por qué triunfan las compañías aéreas low cost?

La crisis económica ha favorecido que la actitud del usuario cambie con respecto al concepto “barato y de calidad”. Ante una realidad que hasta hace poco unía a la marca con lo caro y bueno y a la marca blanca con lo menos bueno y más barato, en los últimos años muchas compañías aéreas se han encargado de desmentirlo. Aunque es cierto que en algunos casos como Ryanair, se ocupan más asientos y se va menos cómodo, también es cierto que el resto de servicios son similares y que los precios suelen ser muy inferiores a otros como los servicios de autobús en los que, por regla general, hay un menos espacio y las distancias se hacen en el triple de tiempo.

Así pues, las compañías low cost han apostado por la reducción de tiempos entre vuelo y vuelo apostando por encontrar los destinos más requeridos y explotándolos al máximo. De este modo, si hay doce vuelos diarios a un destino y estos van siempre llenos, a la compañía aérea en cuestión le resulta especialmente rentable la situación y todo lo que trae aparejada puesto que las tasas se reducirán y se conseguirá un mayor beneficio. De hecho, lo que empujó a otras compañías aéreas tradicionales a la quiebra estaba muy ligado a ofrecer servicios en los que quizás solo viajaran 20 de los casi doscientos que pueden volar y que, por ende, no se llenara el avión en casi ninguna ocasión.

La cantidad de pasajeros si importa

Este es otro punto caliente que los creadores de las compañías aéreas low cost han sabido potenciar. Aunque el precio del billete sea de unos cuarenta euros, algunos pasajeros elegirán seguro adicional, otros, coche de alquiler, otros facturarán una o dos maletas. De cualquier modo, la empresa terminará por encontrar una rentabilidad de que vuelen doscientas personas a cincuenta euros en vez de cincuenta a doscientos euros.