La ruta de la seda para los amantes de los viajes de aventura

20 Mar La ruta de la seda para los amantes de los viajes de aventura

Destinos y Viajes en Travel2beLa Ruta de la Seda no sólo fue durante siglos una vasta red comercial que conectaba Asia y Europa importando sus ricos productos a través de las principales ciudades que se extendían desde China al Mediterráneo, sino uno de los logros más significativos de la civilización, al servir como fundamental medio de relaciones de intercambio cultural desde Xian a Roma, atravesando las fabulosas ciudades de Bagdad, Damasco o Samarcanda en uno de los más fascinantes escenarios para la aventura aún hoy vigentes.

Principales itinerarios

Siguiendo las rutas de las viejas caravanas existen diferentes itinerarios que pueden realizarse, siendo el más popular el que parte desde Uzbekistán, con distintas posibilidades de recorrido y finalización, teniendo como eje las ciudades Bukhara, Samarcanda o Khiva y recorriendo las poco frecuentadas áreas del desierto de Kyzyl Kul y el lago de Olvastikoul.

El itinerario recorre así las etapas clásicas de la Ruta de la Seda, atravesando desiertos, lagos y enormes montañas; desde la estepa uzbeka hasta los hermosos paisajes del Tien Shan en Kirguistán y adentrándose posteriormente en las montañas que rodean el lago Issik Kul para finalizar el amplio recorrido en Biskehk, o bien, adentrarse en China siguiendo el otro itinerario más frecuente dirección Xian o Pekín.

Visitas principales

Xian: punto de origen de la ruta y capital de la seda, alberga los famosos soldados de terracota, el mausoleo de Qin Shihuang y la gran mezquita en el barrio musulmán.

Samarcanda: ciudad más famosa de Uzbekistán y de la Ruta de la Seda, con uno de los conjuntos islámicos monumentales más famosos formado por la mezquita de Tilla-Kari y el mausoleo de Guri Amir

Mercado dominical de Kashgar: el más espectacular de Asia central, que ofrece una buena muestra de los productos que antaño se comercializaban a lo largo de toda la ruta.

Bujara: ciudad monumental en la que destacan la mezquita de Magoki, la madraza Ulugh Beg y el minarete Kalyan.

Jiva: con la ciudadela amurallada de Ichan Qala, formando un conjunto inigualable con sus mezquitas, caravansares, minaretes y palacios.

Cuándo ir

Tanto si el viaje se realiza en grupos reducidos como por cuenta propia, la mejor época para hacer la Ruta de la Seda es en primavera y el inicio del otoño, ya que en invierno y verano su rígido clima soporta temperaturas extremas, teniendo siempre en cuenta la brusca oscilación de temperatura entre el día y la noche.

Algunos consejos

Debido a la inestable situación política de muchos de estos países es recomendable consultar a la embajada correspondiente o ponerse en manos de las agencias de viajes que organizan los distintos circuitos. Igualmente, es necesario informarse de los documentos indispensables para moverse por la ruta, ya que los controles de aduanas suelen ser rigurosos.

Cómo llegar

Existe la posibilidad de volar desde España a Tashkent vìa Paris o Francfurt, gracias a la alianza entre Iberia y Uzbekistán Airways. Así mismo, si prefieres comenzar la ruta por su extremo oriental, puedes volar a Pekín desde Madrid con la compañía China Eastern, que conecta, en un vuelo interno, con Xian.

Moverse por la zona

Desde Tashkent, capital uzbeka, es posible volar a Bujara, Fergana y Samarcanda. El tren no resulta una opción muy recomendable para viajar por la ruta debido a su lentitud , excepto en China, donde este medio de transporte hará que ahorres tiempo y dinero pudiendo dormir durante el trayecto. Hay viajeros que hacen autoestop, pero conviene saber que el conductor suele reclamar una tarifa.