La otra Mallorca: turismo rural en la isla

25 Ene La otra Mallorca: turismo rural en la isla

Casa Rural - Turismo Travel2beMallorca siempre ha sido conocida por su sol y sus espectaculares playas y calas como un destino tradicional perfecto para la temporada de verano, pero la isla alberga muchos más encantos de los que por base suelen reclamarse. El turismo rural en Mallorca es un hecho que, la mayor parte de las veces, pasa desapercibido en un lugar de clima agradable y mundialmente famoso por su costa, pero lo cierto es que la isla posee un ecosistema de montaña ideal para los amantes de la naturaleza y el aire libre.

La Sierra de la Tramontana es el paraje natural menos explotado de Mallorca, una rica cordillera montañosa de 90 km de largo que recorre una parte privilegiada de la isla desde el cabo Formentor en Pollença hasta el cabo de Sa Mola en Andratx,con cotas de más de 1000 metros de altura, como el Puig de Masanella –de 1348 m- o el Puig Major de –de 1445-, constituyendo un paraje de hermosos paisajes y perfecto para realizar senderismo en cualquier época del año.

La Ruta de la Piedra Seca

Para los amantes de la naturaleza y el senderismo, la Mallorca rural ofrece al visitante una ruta especial de senderismo que atraviesa la sierra de Tramontana de punta a punta, repleta de un patrimonio natural y arqueológico de enorme importancia, la Ruta de la Piedra Seca (o de la Piedra en Seco), declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011. El nombre se debe a la gran cantidad de construcciones de pared que se encuentran por el camino de esta ruta, que posee 132 km y aprovecha los antiguos caminos de la sierra. Su recorrido está configurado en 8 etapas, de entre 4 y 7 horas de marcha, las cuales, disponen en su final de refugios muy económicos con todas las comodidades para el descanso, como el Monasterio de Trapa o el refugio de Muleta, en el puerto de Sóller. Esta ruta ofrece una manera inmejorable de conocer las maravillas de la otra Mallorca, fauna y flora, con impactantes vistas de a isla y del paraje montañoso mallorquín, con inmensos encinares o pintorescos pueblos como Biniaráixo Deiá, pequeñas calas que son antiguos embarcaderos para pescadores y embalses de agua cristalina donde refrescarse de la caminata.

La ruta de la Piedra en Seco también permite visitar interesantes vestigios históricos que encierran fabulosos mitos y leyendas que darán a conocer a los visitantes las ricas tradiciones de la zona, la arquitectura, las costumbres y la variada y rica gastronomía, además de su tradicional artesanía. El trazado de la ruta se acerca en ocasiones a la costa y en algunos puntos se eleva, como al llegar a Coll de ses Cases de sa Neu, que se acerca a los mil metros de altura, que junto a la exuberante vegetación mediterránea contribuye a incrementar el interés paisajístico y cultural del recorrido.

Durante el recorrido, el viajero tendrá la posibilidad de conocer lugares de inmenso interés, como el Santuario de la Mare de Déu de Cura, situado en la cima de la montaña de Randa, a 543 m de altura, en el municipio de Algaida en el límite con Llucmajor, que es uno de los enclaves atractivos de la ruta, un antiguo templo franciscano restaurado de gran valor arquitectónico y cultural. La Necrópolis de Son Real es otro de los lugares de máximo interés, en la bahía de la Acudia, del siglo V a.C, que junto al Monasterio de Miramar, es una de las joyas que el visitante podrá disfrutar durante el recorrido de la Tramontana.