Día 4: Llegada a Varsovia con airberlin

09 Jun Día 4: Llegada a Varsovia con airberlin

Varsovia - Travel2beLa despedida de Berlín fue difícil. Es una ciudad llena de contrastes y de secretos por descubrir que dejan más que buen sabor de boca, pero tocaba dejar este destino y seguir hacia el segundo que había programado airberlin para su “Around the world”: Varsovia esperaba.

A las 7 de la mañana ya estábamos en el aeropuerto Berlín Tegel preparados para facturar cuando nos hemos enterado que el vuelo directo a la capital polaca se había cancelado. Por suerte, en cuestión de minutos airberlin nos ha dado la solución: ir a Múnich y desde ahí a Varsovia.

Dicho y hecho, de la terminal C a la A a coger el primero de los dos nuevos vuelos.

Aunque hemos tardado más de lo previsto en llegar, aterrizamos en el aeropuerto de Varsovia, el Frédéric Chopin a eso de la una de la tarde y, tras recoger nuestros equipajes, empezaba la aventura polaca.

Nuestra guía ya nos esperaba a la salida, dispuesta a dar el pistoletazo de salida a las visitas a Varsovia. Empezando por dejar el equipaje en el hotel, el Continental Warsaw.

Frente al hotel, y para comenzar a hacernos una idea de lo que íbamos a encontrarnos en esta ciudad, está el impresionante edificio de corte comunista que es hoy el Palacio de la Cultura y las Ciencias.

Por lo que hemos sabido a través de la guía, Varsovia estaba llamada a ser la pequeña Moscú y, tras la liberación nazi a manos de los soviéticos, que posteriormente se quedaron en esta ciudad otros 50 años, quisieron levantar este edificio entre los escombros de la II Guerra Mundial como símbolo de su dominio.

Tras este dejar maletas, nos fuimos a comer al que era nuestro primer contacto con la gastronomía polaca en el típico restaurante comunista, según nuestra guía, el Czermony Wieprz. De primero, sopa típica de esta tierra, la Zurec, seguida de un plato de carne en salsa con patatas y rematado con una tarta de manzana. Decir que estaba todo delicioso, es quedarse muy muy corto.

Como sobremesa, conocer la primera parada de nuestra ruta por Varsovia, el Wilanow Palace, a pocos kilómetros de la capital y que fue la residencia de verano del rey Jan III Wslawiony. El palacio y sus jardines datan de la segunda mitad del siglo XVII y tanto el interior del mismo como sus jardines son una visita que no debería faltar en cualquier escapada a la capital polaca.

Como premio merecido, una ducha en el hotel y otra vez en marcha para seguir degustando los platos típicos de la tierra, esta vez en un restaurante céntrico para luego poder dar un paseo por el casco histórico y tener el primer contacto con la ciudad.

Nos han llevado a Sekret, un restaurante más que elegante y curioso, con un trato increíble y que nos ha dado a probar algún otro plato típico de esta gastronomía, para rematar con un chupito del vodka de la tierra, que no hay que degustar, sino tragar directamente.

Finalmente, hemos vuelto al hotel dando un paseo agradable ya que la temperatura acompaña con creces, impresionándonos con la propia ciudad de noche.

Mañana será un día maratón. Por la mañana tendremos tour por la ciudad, para ir después al parque Lazienk Park, donde podremos disfrutar de un concierto de piano al aire libre y una comida en el Belvedere.

De ahí otra vez al aeropuerto, porque volvemos a Berlín, con vuelo airberlin, para coger el avión que nos llevará a Abu Dhabi para finalizar este maravilloso trip.