Corea del Sur: ese idílico destino al alcance del aventurero

28 Nov Corea del Sur: ese idílico destino al alcance del aventurero

Corea del Sur - Travel2beEste destino no es uno de los habituales que se escogen cuando se decide realizar un viaje por el mundo. Sin embargo, visitar Corea del Sur puede resultar ser una de las mejores decisiones jamás tomadas porque pocas personas occidentales saben lo que realmente se esconde en este país vecino del gigante oriental entre otros.

Cómo llegar a Corea del Sur

A pesar de su gran lejanía, Corea del Sur comienza a tener relativa accesibilidad para el europeo debido a las cada vez mejores relaciones entre occidente y determinados países orientales. Corea del Sur conforma una de las principales democracias del Este por lo que la visita a su capital, Seúl, puede resultar chocante en un principio puesto que se espera encontrar algo más similar a Beijing.

Nada más alejado de la realidad. Seúl es un diamante bidimensional en el que converge tradición coreana con occidentalismo exacerbado. De hecho, es una de las razones por las que se ofrecen paquetes vacacionales a Seúl junto con otras ciudades similares como es Hong Kong (departamento especial chino).

Para llegar a esta ciudad se podrá, o bien contratar uno de estos paquetes que suelen rondar los 1.500 euros durante unos 9 días y en los que se visita de Corea del Sur, principalmente Seúl conjuntamente con Shangai o Beijing, o bien decantarse por los vuelos que ofrecen diferentes compañías aéreas como pueden ser AirChina que ofrece vuelos a esta ciudad por unos precios que rondan los quinientos euros por trayecto de ida y vuelta. No obstante, estos precios pueden descender enormemente en los próximo meses gracias a las nuevas propuestas de cooperación entre el Prat de Barcelona y Japan Air que opera también con Corea.

Cómo descubrir Seúl

El primer paso que se debe dar según se llega a Seúl, después de pasar por el metro que va desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad es buscar un punto de información turística en el caso de que, como suele ocurrir, las prisas por salir de la terminal de aeropuerto hayan sido las responsables de que no se haya tenido en cuenta previamente.

En el centro de la ciudad se encontrarán varios puntos de información en los que se podrá solicitar un callejero de la ciudad (aunque en determinados lugares como las oficinas, hoteles y restaurantes se suele hablar inglés, el idioma es el coreano por lo que es interesante conocer previamente algunas de sus principales expresiones de petición).

Dado este paso, se debe haber creado una ruta de palacios diferenciada de la de museos y otros destinos culturales. De hecho, se recomienda tener en cuenta los palacios de Deoksugung, Changdeokgung, Gyengbokbung,Gyenhuigung, todos ellos dotados de un interés arquitectónico e histórico imprescindible. Del mismo modo, los museos de la zona son el Museo Nacional de Corea, museo de arte coreano que hará las delicias de sus visitantes y conseguirá que hasta los menos interesados por el arte se sientan atraídos hacia esta ciudad.

También se deben descubrir los diferentes barrios de la ciudad como son el de Insa-Dong donde se podrá tomar un té tradicional en el mejor entorno, Itaewon para los que quieran sentirse como en casa (se trata del barrio más similar a Occidente) o Gangnam para los más fiesteros puesto que en este barrio se desarrolla la vida nocturna.

La Isla de Jeju

Considerada patrimonio de la humanidad por la UNESCO y merecedora por derecho propio de una ovación por parte de todos los visitantes que anualmente acceden a ella en ferry, es la joya de Corea del Sur, un paraíso de playas vírgenes, montaña y la posibilidad de disfrutar del mejor submarinismo del pacífico.

Entre sus principales atractivos se encuentra acercarse lo máximo permitido a los lágos situados en los cráteres en Jeju, cuya extraña apariencia es única en el mundo. Del mismo modo, los acantilados de esta zona se caracterizan por ser de los más bellos de las islas coreanas.

Por su parte, la capital de Jeju está dispuesta de tal manera que parece desvincularse del todo de cualquier tipo de alusión natural. Es una ciudad grande e industrial en la que será posible alojarse mientras se trata de conocer en profundidad el resto de la hermosa isla. A nivel de servicios se podrá encontrar todo en esta ciudad puesto que tiene más de medio millón de habitantes, suma nada desdeñable en términos de sector servicios.