Berlín: una ciudad con mucho que decir

07 Jun Berlín: una ciudad con mucho que decir

Berlín - Travel2beLlegó el segundo día del OTA Trip con airberlin “Around the world”.

Tras el desayuno con los compañeros de viaje (Adrià, Carla, Fernando, Miguel, Patricia y Vero) en el NH Friedrichstrasse, nos recogió la guía que por la mañana nos iba a enseñar la ciudad. María, una catalana con sonrisa contagiosa, nos encaminó hacia la Alexanderplatz, mostrándonos, nada más bajar en su estación, la Torre de la Televisión.

Las anécdotas de esta plaza son infinitas, desde su demolición por los bombardeos de la II Guerra Mundial, pasando por el coraje de las “señoras de la guerra”, que almacenaron escombros con un orden impesable en el momento, sin olvidar la iglesia medieval de la ciudad y el propio ayuntamiento.

Como ya nos fue contando, actualmente Berlín tiene obras y grúas allá donde se mire…y podemos dar fe. Eso no quita que la ciudad no pierda ni un ápice de su encanto en cada uno de los rincones.

Una de las historias que más impactan en la del Palacio Real, demolido en 1951 para ser construido en su mismo espacio el Parlamento de la que era la Alemania del Este. Aunque este edificio también acabó siendo desmontado, pieza por pieza acabando en 2008.

Actualmente hay un solar libre y para 2025 pretenden tener listo otro edificio…¿adivináis cuál? Pues una reconstrucción del Palacio Real demolido. Como la financiación es difícil, se están recaudando fondos mediante las donaciones de particulares y entidades privadas para poder volver a levantar, no todo el Palacio, pero sí la fachada principal tal cual era ya en el siglo XV, cuando se levantó.

De ahí a la Unter den Linden pasando por la Isla de los Museos y hasta llegar a la siguiente anécdota, en Bebel Platz, donde en 1933 hubo una quema de libros que el Régimen nazi no aprobaba. En total, más de 40.000 libros fueron a las llamas. Actualmente, en medio de la plaza, se puede encontrar en el suelo un pequeño memorial que recuerda esta barbarie, junto con otro pequeño memorial donde se ven estanterías vacías bajo el suelo en recuerdo de todos los libros quemados.

PAsar de ahí a la Gendarmenmarkt es sólo cuestión de cinco minutos a pie y allí se pueden ver la iglesia de los hugonotes junto con dos iglesias, simétricas y prácticamente iguales, que sobresalen de la arquitectura de su alrededor.

Ya por la tarde, tras acabar la visita guiada en Checkpoint Charlie, nos adentramos en otra parte de la historia…el Muro de Berlín.

Pese a haberlo visto en imágenes, es indescriptible la sensación que se tiene al estar frente a él, ver su altura y lo que ha representado durante unos años en los que miles de familias berlinesas se vieron obligadas a separarse de familiares y conocidos por un muro que se levanto, por fases, prácticamente en una noche.

Por la noche, airberlin tenía una sorpresa en conjunto con Visit Berlin. Una cena en un restaurante vegetariano que está más que de moda en Berlín: Cockies Cream.

Pese a que encontrarlo no es sencillo, está situado en Behrenstraße 55. Su comida, totalmente vegetariana, con una presentación única y un sabor muy por encima de las expectativas merecen una visita. Además, tras la cena, en el mismo local, se puede tomar algo mientras se disfruta de la noche berlinesa.