10 consejos para viajar a Roma

05 Abr 10 consejos para viajar a Roma

Consejos Roma - TravelgenioRoma es sin duda una de las ciudades mundiales con más tradición e historia. A continuación te damos 10 consejos para que tu visita a la Ciudad Eterna resulte inolvidable y única.

Desplazarse a pie
En Roma es aconsejable ir andando a los sitios siempre que podáis, siendo el mejor modo de llegar a conocer una ciudad como esta, donde cualquier rincón puede esconder una sorpresa y ya que la mayoría de los monumentos importantes se encuentran dentro de la muralla aurelina, delimitando el centro de la ciudad y que es relativamente asequible a pie. Estas zonas de paseo pueden albergar el trazado medieval y renacentista en torno a la Piazza Navona, el Panteón, Campo dei Fiori, el barrio judío y el Trastevere. Dedicar algún tiempo a callejear sin mapa por estas zonas dejándote llevar por la intuición también es una excelente manera de profundizar para conocer la Ciudad Eterna. Y no olvides calzado cómodo y nunca recién comprado, puesto que la caminata va a ser intensa y también bonita.

Comer a mediodía
Para aquellos viajeros a los que les gusta exprimir al máximo cada momento del día no es muy recomendable perder demasiado tiempo en buscar un restaurante o un local donde comer a mediodía. Uno de esos típicos locales romanos donde se sirve pizza al taglio y que en menos de 15 minutos estará listo otra vez para seguir la ruta por los entresijos Ciudad Eterna es ideal. Y por la noche se puede buscar un buen restaurante para cenar, un lugar tranquilo y con encanto, en el mismo Trastevere, Campo de’ Fiori o Piazza Navona, donde descansar también.

Tener en cuenta los horarios romanos
La capital italiana comienza a funcionar una media hora antes que una ciudad española, y además también hay que contar con que se come un poco antes, por lo que a media tarde muchos monumentos están ya cerrados y anochece 1 hora antes que en Madrid. Por este motivo será bueno madrugar y procurar salir del hotel no más tarde de las 8.30 si se quiere aprovechar la jornada con todo el ajetreo de la ciudad. Investigar sobre las líneas generales de horarios de Roma ayudará a planificar mejor el viaje. Monumentos como el Coliseo, Foro Romano o las Termas de Caracalla abren en torno a las 8.30, y cierran pronto por la tarde y los museos públicos abren también a primera hora pero aguantan más tiempo abiertos. Sus basílicas –S. Pedro, Letrán, Sta. Mará y S. Pablo- abren de 7 de la mañana a media tarde y una mayoría de iglesias cierran a mediodía.

Alerta con domingos y lunes
La mayoría de las iglesias de la ciudad como es lógico tienen culto estos días y algunas de estas no se pueden visitar durante las celebraciones litúrgicas. Además, durante los días de la semana las iglesias pequeñas suelen tener una misa a primera hora del día y otra a última, por lo que apenas interfieren con el turismo, pero los domingos es día de misa y conviene realizar por eso otro tipo de visitas ese día. En cuanto a los lunes, es día de cierre de los museos públicos de la ciudad, así que domino y lunes resultan perfectos si se desea realizar alguna excursión a las afueras de la ciudad para disfrutar de la naturaleza circundante.

Tener en cuenta la Historia de Roma
La Ciudad Eterna no es un destino cualquiera, es la capital del antiguo Imperio Romano y conserva buena parte de las raíces culturales de nuestro continente y nuestro país, por lo que no estaría de más repasar algo de historia de Roma antes del viaje y documentarse para conocer quiénes fueron Pompeyo, Julio César, Augusto o Vespasiano, con los que sobre seguro el viajero va a encontrarse en su visita por la ciudad. Además, su historia ha sido larga y fructífera hasta bien entrado el siglo XX, por lo que un repaso general vendrá muy bien para disfrutar al máximo del viaje.

Vestimenta apropiada para lugares de culto
Hay que tener cuidado con la vestimenta en los lugares sagrados, especialmente en la época estival, ya que en muchos casos no dejan entrar si no se va con pantalón largo, hombros cubiertos y falda hasta la rodilla, sobre todo en S. Pedro del Vaticano y Sta. María Mayor.

Alternar por iglesias, ruinas y plazas
El rico patrimonio procedente de distintas épocas históricas en Roma se encuentra todo junto, con las ruinas de la Antigüedad de hace 2.000 años y su hermoso Foro Romano, sus ricas iglesias barrocas y otros eminentes monumentos. Es aconsejable que se vaya alternando de monumentos de un tipo y de otro, de ruinas antiguas, iglesias medievales, renacentistas o barrocas, con museos de arte y las animadas plazas de la ciudad para evitar la monotonía.

No ver todo para volver
En cuatro o cinco días no podrás ver todo en Roma y no basta una visita para conocer la ciudad, así que lo mejor es visitar los monumentos con calma, aprendiendo su historia y significado y saboreando más las visitas, hacerte una idea general del conjunto y por supuesto volver a la Ciudad Eterna en otra ocasión.

Cuidarse de los timos
La capital italiana no es una ciudad especialmente peligrosa, pero hay que ir  prevenido sobre todo en dos puntos esenciales: el metro y en los taxis.

Planificar el viaje antes
Realizar un plan general es una buena idea para aprovechar el viaje sin perder tiempo, introduciendo las variaciones sobre la marcha para sacar más partido al viaje.